Guerrero Cosmico

Soy polvo del Cosmos, energía de cambio.

El camino del aprendizaje

La vida es una aventura y, como es bien sabido, algunas aventuras son para reír, llorar, encabronarse, para nacer y otras son para morir. El común denominador… siempre aprenderás.

El último año de vida he aprendido mucho acerca de mi, y a través de mi he podido ver a los seres con los que convivo día a día, me he encontrado en ellos y he descubierto que somos chispas del mismo universo, todos semejantes a Dios.

He aprendido que con el perdón sueltas y con el amor vuelas, que después de un perdón naces y con el amor creces. Aprendí que un perdón con amor no tiene polaridad opuesta, es el principio del todo que incluye la vastedad del universo.

Los tiempos de Dios son perfectos, nos acercan y nos separan para cumplir siempre con nuestro plan de almas. Para Dios siempre actuamos en el momento justo, nunca hay juicio respecto a nuestras acciones, sólo amor y compasión.

Hoy estoy frente a la cama donde mi padre yace a espera de regresar a la felicidad de estar junto a Dios, a ese estado de total conciencia donde el dolor, el tiempo y los juicios se transmutan en perdón, amor y compasión.

Me queda una última enseñanza, somos uno solo, estamos totalmente conectados; si sufre, sufro; si se regocija, me regocijo; porque más que ser mi espejo es yo mismo, porque vivo y muero a través suyo, y porque su muerte no será ausencia sino la purificación y crecimiento de su alma, esa alma de la que yo soy parte también.

Lo siento papá por las faltas que cometí, te perdono por aquello que hiciste que creí me hacia daño, te amo y siempre te amaré, y por todo… Muchas gracias.

InLaak’Ech… yo soy otro tú.

El Guerrero Mayor

Anuncios

Vaciar la taza

Dice Krishnamurti:

“Después de todo, una taza sólo es útil cuando está vacía; y una mente repleta de creencias, de dogmas, de afirmaciones y de citas, en realidad no es una mente creativa, y lo único que hace es repetir

Es importante ser y no vivir confundidos tratando de ser enfocados en el tener.

Entre más damos más recibimos es necesario estar vacío para poder recibir más.

Este es el principio básico de la abundancia, vivámoslo en cada momento.

In Laak´Ech

EL GUERRERO MAYOR

El Arte de Sanar. Alejandro Jodorowsky

Leí algunas líneas escritas por Alejandro Jodorowsky que invitan a la reflexión y a nuestro encuentro con nuestro Dios interior, nuestro encuentro con ese propósito divino de Ser.


“HABLA EL DIOS INTERIOR” es un intento de texto sanador.
Actúa como un mantra sagrado.


  1. Leyendo estas palabras imagina mi voz. Escucha. A ti te hablo. Yo soy el centro de tu conciencia, tu Dios Interior.
  2. Largos años has estado ansiosamente buscando sin saber lo que buscabas. Los conceptos habían perdido su significado. Verdad, Felicidad, Libertad, Dios, te parecían sonidos huecos.
  3. Ninguno de los llamados Maestros fue capaz de enseñarte a ser, a crear, a vivir o a amar.
  4. Estos Maestros eran sólo personalidades humanas como la tuya, con sus defectos y debilidades, repitiendo sin comprender verdades que eran restos de una tradición que había perdido su origen.
  5. No conociéndose, no sabían transmitirte lo que ellos eran. Sólo querían que aprendieras lo que ellos decían: palabras deducidas de otras palabras, estas deducidas a su vez de otras palabras y así al infinito.
  6. Crees venir a mí porque no sabes a quien recurrir. Te engañas: en realidad soy yo quien viene a ti.
  7. No eras tú sino yo el que te andaba buscando, pero apenas presentías mi presencia, me rehuías temeros@.
  8. Sin ser tú mism@, tenías miedo de desaparecer. Así como el personaje de un sueño que ruega que quien lo está soñando nunca despierte.
  9. No me aceptabas, queriendo guardar el control sobre ti mism@. Pero esa huida te desalentaba haciéndote llevar en tu corazón y en tu mente imperiosas necesidades no satisfechas.
  10. Por fin, ahora que has comenzado a sentir la presencia de una verdad en tu interior, vas a dejar de defenderte y vas a oírme.
  11. Yo soy tu Verdad.
  12. Yo soy tu Libertad.
  13. Yo soy tu Felicidad.
  14. ¡Yo soy tu Dios Interior!
  15. ¡Detente! Antes de seguir leyendo silencia el moscardoneo de tus pensamientos, calma tus emociones, pacifica tus deseos, reduce tus necesidades.
  16. Yo soy aquella parte de ti que todo lo sabe.
  17. Y siempre lo supo y siempre lo ha sabido.
  18. Esa parte de ti que dice: Soy lo que soy y no lo que los otros quieren que yo sea.
  19. Esa parte de ti que reconoce la Verdad y aparta todo error donde quiera que lo haya; no esa parte de ti que ha estado alimentándose de ilusiones por tantos años.
  20. Porque yo soy el que te ha dado todo en la vida, pobreza o riqueza, soledad o amor, disgustos o satisfacciones, realizaciones o encuentros con obstáculos que te he puesto delante para enseñarte que yo soy tu único guía.
  21. Siempre he estado proveyéndote no sólo de la vida sino también tratando de darte todas las cosas necesarias para colmar tus necesidades materiales, tus deseos sexuales y creativos, tu búsqueda emocional y tu desarrollo intelectual.
  22. Pero yo no soy ese remolino de ideas que llamas intelecto, ni tu recipiente emocional con sus simpatías y repulsiones, ni tu libido animal cegada por sus deseos, ni tampoco tu cuerpo -es decir como tú percibes tu organismo- con sus exageradas necesidades.
  23. Esas ideas, sentimientos, deseos y necesidades sólo son la expresión de tu ser, tal como tú eres la expresión de mi ser. Son únicamente fases de tu personalidad humana, del mismo modo que tú eres una fase de mi divina transparencia.
  24. Libérate del dominio de tu personalidad, tan afecta a glorificarse o a justificarse a ella misma. Libérate de tu obcecada intelectualidad, infectada de ideas y prejuicios inyectados por la familia, la sociedad y la cultura. Libérate de tu desequilibrio emocional que tiende a atarse a ilusiones para caer a menudo en decepciones. Libérate de la exacerbación del deseo, al que por más que le des satisfacción nunca puedes saciar. Libérate de tus necesidades artificiales que sólo son vicios impuestos por el deseo de parecer lo que no eres.
  25. Si quieres que en ti yo sea y reine en tu conciencia, no dejes que el intelecto, las emociones, los deseos y las necesidades te guíen. Conviértelos en tus humildes servidores.
  26. Yo soy tu Dios Interior, el que acude a tu Ser esencial, al que yo he despertado, preparándolo expresamente para recibir mi palabra.
  27. Serás lo suficientemente fuerte para soportarla, si eliminas tus ilusiones, credos y opiniones personales, que sólo son la escoria que los demás tiran y que tú has recogido.
  28. Entonces mi palabra será para ti un manantial de alegría y bienestar. 29.Tu mente aprenderá a iluminarse, tu corazón a recibir la gracia, tu sexo a conocer el éxtasis creativo y tu cuerpo a vivir en un trance continuo.
  29. Pero prepárate a que esta personalidad tuya, implantada por tu familia, la sociedad y la cultura, te haga dudar de mi palabra conforme la vas leyendo.
  30. Pues ella sabe que su existencia está amenazada, que no podrá ya vivir y prosperar, ni dominar por más tiempo tus pensamientos, sentimientos, deseos y necesidades, imperando en tu vida cotidiana como lo ha hecho antes, si abres tu corazón a mi palabra y la albergas en él para siempre.
  31. Sí. Yo, tu Dios Interior, te hablo para hacerte consciente de mi presencia.
  32. He estado contigo siempre, desde tu nacimiento, pero tú no te has dado cuenta. Ahora es tiempo de que me conozcas, a mí, que era tu yo antes que nacieras y que seré tu yo después que “mueras”.
  33. Lo que llamas “muerte” es sólo el paso de una dimensión material a una dimensión inmaterial.
  34. ¿Estas decidid@? ¿Quieres sumergirte en tu espíritu infinito?
  35. ¡Entonces entrégate a mí!

Los Mandamientos Indios.

Recientemente escuché en la radio a “Toño Esquinca y la muchedumbre”, un tipo interesante y mucha ayuda para aquellos que repentinamente se nos pierden las referencias en la vida. Toño leyó para su audiencia los 10 Mandamientos indios, ¡pero fueron más de 10!.

Aqui les presentó los 10+ mandamientos indios, son muy sencillos, profundos y creo que de mucha ayuda en nuestra vida. En resumen es muestra Madre Tierra, nuestro Padre Sol y nuestros hermanos el por qué de nuestra vida y para quién nuestros pasos van dedicados.

Los 10 Mandamientos Indios
  1. La Tierra es nuestra madre. Cuida de ella.
  2. Honra todas tus relaciones.
  3. Abre tu corazón y tu alma al Gran Espíritu.
  4. Toda la vida es Sagrada. Trata con respeto a todos los seres.
  5. Toma de la Tierra lo que es necesario y nada más.
  6. Haz lo que se debe hacer para el bien de todos.
  7. Agradece constantemente al Gran Espíritu por cada nuevo día.
  8. Habla la verdad, pero sólo sobre lo bueno en los otros.
  9. Sigue los ritmos de la naturaleza. Levántate y retírate con el sol.
  10. Disfruta del viaje de la vida, pero no dejes huellas.

Y unas líneas más… de Mandamientos Indios, me gustan más como recomendaciones de vida


  1. Levántate con el sol para orar. Ora solo. Ora frecuentemente. El Gran Espíritu oirá, ciertamente, si le hablas.
  2. Sé tolerante con aquellos que han perdido el camino. La ignorancia, la presunción, la ira, los celos y la avaricia (codicia), provienen de un alma perdida. Ora para que ellos encuentren guía.
  3. Búscate a ti mismo, por tus propios medios. No permitas que otros hagan tu camino por ti. Es tu senda, y sólo tuya. Otros pueden caminar contigo, pero nadie puede hacer tu camino (o caminar tu senda) por ti.
  4. Trata a los huéspedes en tu casa con mucha consideración. Sírveles la mejor comida, dales la mejor cama y trátalos con respeto y honor.
  5. No tomes lo que no es tuyo, sea de una persona, una comunidad, de la selva o de una cultura. No fue dado ni ganado. No es tuyo.
  6. Respeta todas las cosas que están sobre esta tierra, sean personas o plantas.
  7. Honra los pensamientos, deseos y palabras de todas las personas. Nunca los irrumpas, ni te burles de ellos, ni los imites de manera grosera. Permite a cada persona el derecho a su expresión personal.
  8. Nunca hables de los demás de mala manera. La energía negativa que pones en el universo se multiplicará cuando retorne a ti.
  9. Todas las personas comenten errores. Y todos los errores pueden ser perdonados.
  10. Malos pensamientos causan enfermedad a la mente, al cuerpo y al espíritu. Practica el optimismo.
  11. La naturaleza no es para nosotros. Es parte de nosotros. Ella es parte de tu familia del mundo.
  12. Los niños son las semillas de nuestro futuro. Siembra amor en sus corazones y riégalos con sabiduría y lecciones de vida. Cuando crezcan, dales espacio para crecer.
  13. Evita herir los corazones de los demás. El veneno de tu sufrimiento retornará a ti.
  14. Sé verdadero (veraz) todo el tiempo. La honestidad es la prueba de la voluntad de uno en este universo.
  15. Consérvate balanceado. Tu persona Mental, tu persona Espiritual, tu persona Emocional, y tu persona Física: Todas tienen la necesidad de ser fuerte, puras y saludables. Ejercita al cuerpo para fortalecer la mente. Crece mucho espiritualmente para curar enfermedades emocionales.
  16. Haz decisiones conscientes acerca de quién serás y acerca de cómo reaccionarás. Sé responsable por tus propios actos.
  17. Respeta la privacidad y el espacio personal de los demás. No toques la propiedad personal de los demás, especialmente los objetos sagrados y los objetos religiosos. Esto está prohibido.
  18. Sé verdadero ante ti mismo primero que todo. No puedes nutrir y ayudar a otros si no puedes nutrirte y ayudarte a ti mismo primero.
  19. Respeta las creencias religiosas de los demás. No impongas en los demás tus propias creencias.
  20. Comparte tu buena fortuna con los demás. Participa en la caridad.


In Laak´Ech

EL GUERRERO MAYOR

Siempre explorando.

Hace 5 meses inicié un nuevo camino en mi vida que si buscara explicarlo en pocas palabras diría “ando el camino hacia mi autodescubrimiento”.


Los últimos años encontré mi hobby favorito, terapias para poder ayudar al prójimo. Hoy ese hobby lo estoy transformando en mi forma de vida, de ahí extraigo satisfacciones, experiencia, comida, sustento, pero sobre todo… momentos de felicidad sin igual.


Durante 10 días llevé a cabo una jornada de terapias maratónica en la ciudad de Pachuca, Hidalgo, México. Fue la oportunidad para reencontrarme con mi yo original, me vi en ese espejo humeante representado por todas esas personas que buscando un alivio para sus enfermedades han reafirmado en mi el deseo incondicional de compartir lo que la vida me ha dado; vacié mis manos para poder llenarlas de la sabiduría que me entregaron sin pedirla.


Comprobé como las energías se manifiestan muy claramente en estos tiempos. Cambios de energía a nivel personal, de parejas, de familias conjugándose con los cambios de la tierra, el sol, el universo; un Dios que sigue creciendo, que vive nuevas etapas en esta vida infinita.


Cuando los problemas de salud, del trabajo, de la familia, con la pareja, los económicos, etc., nos abruman entonces entramos en un período de desconexión con la realidad, iniciamos un tiempo de inconsciencia y dejamos a nuestro cuerpo a la deriva, descuidado y tomando decisiones por sí solo tratando de mantenerse vivo cumpliendo las funciones básicas más importantes del cuerpo mientras estamos “ausentes”. De esta manera sobrevienen las enfermedades a nivel físico pero también emocional, mental y espiritual. Entonces se vuelve necesario mirarnos en nuestro espejo para poder descubrir lo que pasa, es el momento en que dejamos que nuestros sentidos se manifiesten que nos digan que escuchan, que ven, que saborean, que huelen… que sienten.


“Ausentarnos” es difícil pero no lo notamos hasta que tratamos de regresar a nuestro presente, entonces vemos todo eso que nos hemos alejado de nuestra realidad viviendo en el pasado o en el futuro negando nuestro presente.


Mi misión sólo empieza, mi vida apenas empieza, esta pequeña semilla apenas ha sido sembrada pero regada con amor crecerá y se expresará para manifestar las maravillas de dar y ayudar incondicionalmente.


In Laak´ech

El GUERRERO MAYOR

Perspectiva Universal del Desdoblamiento de los Tiempos

Yo, el jardinero

Hace poco más de 10 años en mi vida profesional acepté ser jardinero, hacerme cargo de un jardín con sus arbustos y flores, y todas las necesidades que implica ese espacio indefinido de vidas para mantenerlo vivo y creciendo.

Ser jardinero implica creerse y sentirse uno junto a Dios y entonces poder vivir la creatividad en cada instante; es importante ver todos los ángulos de tu jardín para saber dónde caerá la algarabía de los rayos de luz y dónde el silencio de las sombras. Porque salimos a la luz después de prepararnos en la sombra y regresamos a la sombra a prepararnos para nuestra siguiente luz.

Aprendí a tratar con cuidado las flores delicadas, a incentivar a las tímidas, ayudé a que otras no proliferaran tan rápido. Los arbustos los traté con cuidado, escuchando su voz interna y sabiendo claramente el rumbo que sus ramas llevarían hasta convertirse en grandes árboles. Todo en el mismo jardín.

Y así como es la vida, en un jardín encuentras esos que vibran al ritmo de la naturaleza y a esos que traen su batucada de rebeldía, que no quieren dar flores, que no quieren ser árboles, al menos no en la forma como se vive en el jardín donde los tienen.

Muchos llegaron a mi jardín porque ya morían y ya no tenían esperanza, sólo faltaba arrancarlos de raíz para dar lugar a otra plántula que sí quisiera vivir en ese jardín. Sin embargo, todos los jardines tienen un estado armónico y lo alcanzan a través del amor, no podemos pensar en bienestar poniendo de frente un acto agresivo. Podemos lograr el cambio escuchando, observando y sintiendo, ese es el principio de un gran cambio y así fue en mi jardín.

Así fue como en vez de utilizar mis tijeras utilicé mis manos, a esos que clamaban por luz los puse bajo un rayo de sol y a esos que necesitaban recuperarse los puse a la sombra para que pudieran descansar antes de volver a florecer.

Hay días que se debe podar los jardines para que sigan creciendo en otra tierra. Esos días muere el jardinero en cada corte y nace en la esperanza de vivir más allá de la cerca de su jardín.

En la vida, las flores, los árboles, los jardines y el jardinero deben vivir y deben morir, es parte del ciclo de vida-muerte-vida. Nuevas flores, nuevos árboles y nuevos jardineros llegarán al jardín que un día habitamos y dimos vida.

Irse es sólo parte del mismo proceso de volver, porque es justo en el morir donde nace una nueva oportunidad de vida.

Gracias por la vida, por la alegría, por el llanto, por el regocijo y por el dolor, porque sin ellos viviría en un mundo sin color, sin vibración y sin movimiento. Gracias a mis amigos y compañeros que han habitado en mi jardín que dieron colores y sombras a la historia que hoy habla de mí, y que habla de ustedes también.

In Laak’Ech

El Guerrero Mayor

XV Aniversario

Gracias a la vida por este gran momento de 15 años junto a mi esposa y estos 18 años junto a esta gran compañera de vida y a quien entrego mi amor, desde mi corazón y desde mi infinita esencia universal.
A Silvia, que más que mi esposa es mi otra mitad, que es la presencia de Dios en cada uno de mis días, hablándome y diciéndome de la importancia de vivir cada momento… a ti mi amor, te doy las gracias por tu apoyo incondicional, por tu comprensión y porque ante todo me has tratado de la manera más amorosa en este tiempo que hemos vivido juntos, por tu gran amor te doy las gracias.
De altas y bajas, subidas y bajadas, de día y de noche… de buenos y  de malos momentos es nuestra experiencia de pareja, ha habido de todo como en las antiguas boticas, sin faltar ese gran deseo de ambos de poder aprovechar cada momento, de luz o de sombra, para seguir creciendo  como personas y acrecentando este lazo de amor que nos une a través de los tiempos y de las existencias.
A nuestros amigos, les doy las gracias por acompañarnos, por cruzar por nuestra vida y  contribuir en este castillo que construimos granito a granito.
Nuestro primer paso se ha dado en Dragón Solar Rojo, sin duda nos cubre la energía del nacimiento del ser haciendo pulsar la intención en cada acción que emprendamos desde nuestros corazones fundidos en uno solo, el del amor.
Podría escribir y dar vueltas a la tierra sin parar, sin embargo no hay deseo más grande en este momento que decirle a mi amor:
TE AMO, Gracias.
In Laak’Ech
Guerrero Mayor

Los pasos y el camino

Como los pequeños animales salvajes, desde que nacemos iniciamos el andar, algunos más que otros, al final todo andaremos sabiendo o no de nuestro destino.

Nos toca vivir una época  interesante donde esos conceptos que hemos llamado bueno  y malo ahora se entrelazan en una espiral donde no nos es posible distinguir lo bueno del malo. Nuestros tiempos de discapacidad acaban y ahora estamos aprendiendo como usar nuestro corazón para poder distinguir y aprender qué es la vida sin usar nuestro entorno físico.

Hace años inicié un camino de transformación, veces muy bien y otras bastante mal pero sin dejarme morir en el viaje.

Últimamente mis días son de poca luz y de repente las noches muy iluminadas, creyendo que voy me sorprendo sin dar un paso, y creyéndome caminando hacia atrás veo que pasé, sin percatarme, por un gran momento.

En un bache de asincronías nadamos hoy y no es descabellado que muchas veces desentonemos con las ideas, gustos y expectativas de quienes nos rodean. Ellos pueden tener una percepción opuesta a la nuestra por el simple hecho de vibrar a una frecuencia distinta a la nuestra, no es malo ni bueno, solo diferente, y recordemos que son libres de pensar lo que deseen de nosotros, eso es su pensamiento.

No desesperemos si estamos en esta situación, pronto ajustaremos nuestra vibración nuevamente para poder seguir el acto creador junto a nuestros seres tan amados.
InLaak’Ech

GUERRERO MAYOR

Al final del camino.

¿Cuántos habremos sentido en los últimos meses estados de ansiedad, desesperación, decepción, sentimientos de andar sin rumbo?

¿Cuántos decidimos empezar a correr hacia ese algo para encontrar una explicación de qué pasa y qué debo de hacer?

¿Cuántos nos enfrascamos en discusiones en las que repentinamente nos dimos cuenta que eran algo sin sentido, que no había razón para seguirlas?

¿Cuántos nos descubrimos en acciones en las que nunca pensamos participar o contribuir?

¿Cuántos hemos buscado respuestas a nuestras dudas y terminamos siendo las respuestas de otros?

Vivimos un mundo agitado, un mundo en el que el protagonismo es fuertemente peleado por mucha gente al mismo tiempo y en diferentes arenas.

Crisis y fin del mundo, caídas y levantamientos de sistemas, muerte y nacimiento de ideologías… todo pasando al mismo tiempo.

El ritmo de la vida lo hemos elevado nosotros mismos sintiendo esa necesidad de identificarnos a nosotros mismos en un mundo que nosotros creamos. Tememos a esa duda que tenemos sobre nosotros y que se representa con ansiedad, dolor, cuestionamientos, largos periodos de reflexión o con pensamientos dañinos.

Entre todos agitamos la olla llena de energía.

Instintivamente nos encaminamos a nuestro interior para encontrar respuesta a nuestras preguntas, sin embargo cuando vemos ahí adentro el tamaño del universo detenemos el paso y mejor volteamos al exterior, hacia ese mundo que creamos desde nuestro interior pero con personajes de carne y hueso (aparentemente).

No importa si trabajas en el exterior o en el interior tuyo, en ambos casos debes tratarte con amor.

Nuestro principal problema es que no nos amamos a nosotros mismos, por diversas razones y circunstancias hemos crecido con esa discapacidad emocional y creemos que el amor está allá afuera y que lo debemos ir a buscar. Necesitamos que nos escuchen, que nos acaricien, que nos abracen, que nos hagan el amor para poder sentirnos bien… y no siempre es así y, cuando es no siempre resuelve nuestra situación. Vivimos con la idea de que somos incompletos.

Es necesario que empecemos a amarnos a nosotros mismos para después poder emprender el camino de amar a nuestro prójimo, ¿Cómo esperamos amar a otra persona si no sabemos como amarnos a nosotros mismos?

Y me dirán algunos que es algo muy difícil de lograr, amarse a uno mismo, entonces ¿Crees que puedas empezar por amar a otro antes que a ti?

No es descabellado, quizá no el camino más simple pero tan efectivo al final como amarnos a nosotros mismos.

Somos parte de un universo, la creación de un Dios, partículas de un mismo campo cuántico y como tales tenemos una raíz que compartimos y que nos conecta en todos los tiempos y todos los espacios. Somos los pétalos de la flor y el campo cuántico eso que nos une. De esta manera podemos reconocer que cada acción buena o mala que hagamos a nuestro prójimo por simple efecto dominó llegará a nosotros tarde o temprano.

“Haz el bien sin mirar a quien” frase corta que encierra una gran verdad pues partiendo del hecho que somos los mismos en Dios o que somos partículas del mismo campo cuántico al ayudar a otros nos ayudamos a nosotros mismos, de igual manera, si me ayudo y me amo a mi eso tendrá un efecto sobre el todo y eventualmente sobre cada parte del universo, porque reconozco que somos UNO.

Recuerda, no estás empezando la búsqueda, ya llegaste al punto donde se encuentra esa verdad que buscas, abre las puertas hacia tu corazón y déjate descubrir, regocíjate y disfruta la magia de vivir.

In Laak´Ech

El Guerrero Mayor